Compartir:

Hubo un momento cero

Con el tiempo que fue necesario, nunca con el tiempo de las intenciones, una necesidad fue teniendo la atención de la comunidad de los jesuitas por el eco de los avisos de todos.

¡Además de la sorpresa por la cantidad de concreciones que tiene la misión, qué poco nos conocemos!»

Un día de Noviembre de 2020 hubo un acuerdo y desde entonces venimos recorriendo el sendero de la comunicación.
Seguiremos necesitando la paciente escucha mutua, la espera del tiempo de todos; sin embargo la felicidad y la plenitud seguirá siendo desbordante pues con cada uno y cada una, el Reino se vuelve a anunciar y vuelve a celebrarse la dignidad humana.

El Padre nos ha soñado,
Jesús nos ha despertado,
el Espíritu nos sostiene y guía.

Sumando y multiplicando, las dos únicas operaciones posibles»

Tenemos una historia, además, muy rica en aprendizajes posibles si nos animamos a compartirla; nos damos coraje así, para volver a proponer una palabra densa y con consecuencias más allá de lo esperado, gracias a Dios.

Es Jesús! fue la voz de un joven que alertó a los mayores
No dudaron ellos en lanzarse primero en pos de esa visión
No tardaron todos en celebrar un encuentro sano
Colmado de sugerencias y pistas para la vida.

Más novedades

Martes ignacianos

Martes 19 de marzo de 19hs a 21hs. Relación entre conversión y culpa – P. Ruben Strina, SJ La alegría…
Leer más